Familia, Mundo, Sociales

Como los Niños Destruyen una Relación Romántica y Amorosa.

Muchas mujeres desean la maternidad, tener y conocer un pequeño bebe, criarlo, verlo crecer, desarrollar un vínculo con una hija o hijo ya maduro. Casi en todas partes del mundo la gente cree que ser padre es una de las cosas más valiosas de la vida y es maravilloso que muchas madres atesoren ese vínculo con sus hijos pero la transición a convertirse en Padres causa muchos cambios en la vida de un matrimonio y en general cambios en su felicidad… y desafortunadamente no para bien.

222

Por lo regular se tienen altas expectativas por la llegada de un bebe pero cuando el vínculo de una madre con su bebe empieza a crecer es común que sus demás relaciones (con su pareja por ejemplo) se vayan deteriorando. En base a décadas de estudio sobre los efectos psicológicos de tener un bebe se presentaron los siguientes resultados.

Cuando dos personas se casan lo más normal es que estén enamorados y estén buscando oficializar su vínculo amoroso, pero después de eso, las cosas tienden a cambiar, en promedio, el grado de satisfacción de un matrimonio disminuye durante los primeros años y si este declive continua es muy probable que termine en un divorcio. Esto sin considerar el factor de lo que pasa cuando es hora de empezar a comprar panales.

Por más de 30 años, los investigadores han estudiado como el tener hijos afecta al matrimonio y los resultados son concluyentes: la relación de pareja (de esposos) se ve afectada después de la llegada de un bebe. Comparando parejas con y sin hijos la disminución de felicidad es casi el doble para las parejas que tienen hijos que para las que no. En casos donde los embarazos son inesperados los impactos negativos en la relación son mucho mayores.

La ironía de esto es que aun cuando el nivel de satisfacción de la pareja disminuye, la probabilidad de divorcio también disminuye. Así que, el tener un bebe puede hacerte miserable, puede hacerlos miserables a los dos.

Aun peor, esta disminución en la satisfacción del matrimonio hace que todo lo relacionado a la felicidad se vea afectado, esto debido a que uno de los principales indicadores de felicidad es la satisfacción que te da tu pareja.

El impacto negativo de convertirse en padres es parecido para el padre y la madre, esto no es bueno ya que muchas parejas (sobre todo jóvenes) piensan que el tener un bebe los unirá mas o que puede salvar su matrimonio del desastre. Este mito de que tener un bebe mejorara tu matrimonio es un mito muy arraigado sobre todo en las parejas jóvenes y enamoradas.

111

La transformación de amantes a paredes.

Es obvio que la llegada de un bebe a un hogar cambiara la dinámica, de hecho, la llegada de un bebe cambia la manera en el que la pareja interactúa en todos los aspectos. La pareja se vuelve más distante y empiezan a tener una relación que parece mas bien una relación de trabajo para atender las tareas del ser padre. Cosas tan triviales como alimentar al bebe, bañarlo y vestirlo requieren de energía y tiempo y en un esfuerzo para mantener a la familia los padres hablan solamente sobre quien llevara al niño y quien comprara los alimentos en lugar de hablar del chisme del día o de quien va a ganar la siguiente elección. Las preguntas como ¿Cómo estuvo tu día? Son reemplazadas por preguntas relacionadas a los panales y en general del bebe.

Estos cambios pueden ser muy marcados. Las identidades pueden cambiar mucho de esposos a Padres y en la intimidad de amantes a Padres. Esto inclusive en las parejas del mismo sexo. La llegada de un bebe crea una disminución en la satisfacción de tu pareja sexual. Más allá de la intimidad, los nuevos padres tienden a dejar de decir y hacer “esas pequeñas cosas” para complacer a sus parejas. Los mensajes de amor y coquetería son reemplazados por mensajes con pendientes relacionados al bebe como comprar comida, hacer pagos o comprar pañales.

Cerca de la mitad de las parejas con hijos no están casadas y algunos creen con esto haber burlado el sistema tradicional al no casarse, pero no es así. El desastre al que se ve sometido la pareja por tener un bebe continua independientemente de estar casados o no, de las preferencias sexuales y  del nivel de ingresos, además, el impacto adverso de convertirse en papa es similar en otros países con mayor o menor tasa de matrimonios.

Las madres son las más afectadas.

No sorprende que sea la Madre quien se ve más afectada con relación al Padre. Aunque los dos trabajen, inclusive las parejas que dicen compartir las labores del hogar, la mayoría de los padres se deslindan de algunas “responsabilidades de género” son las mujeres las que regularmente están siempre disponibles para atender al bebe.

En respuesta a este comportamiento las nuevas madres tienen a disminuir su trabajo fuera de casa, lo cual lleva a que el padre sienta un mayor peso en cuanto a los aspectos financieros del hogar ser refiere. Una reacción común es que el padre empiece a pasar más tiempo trabajando y la madre incremente su porcentaje de trabajo en casa y cuidado del bebe lo cual lleva a sentimientos de frustración y culpa de ambos padres.

Las nuevas mamas suelen hablar de su poca vida social, de cómo se desconectaron de amigos y colegas y como su mundo es ahora más estrecho, todos esto crea un cambio de efecto duradero de cómo se relaciona con sus parejas.

Las consecuencias de esta tensión en la pareja pueden ser muy serias. El estrés matrimonial está asociado a muchos serios problemas de salud física, síntomas de depresión y otros problemas mentales. Hay mucha relación entre los problemas psicológicos y matrimoniales, de tal modo que los investigadores han descubierto que la terapia de pareja es una de los mejores tratamientos para la depresión y algunas otras enfermedades mentales.

333

¿Existe alguna luz al final de la oscuridad?

La llegada de los niños es difícil para los matrimonios, ¿Entonces es bueno cuando se van? Algunos matrimonios mejoran una vez que los hijos se van, en otros casos, al momento de ver que tuvieron éxito en sacar adelante a sus hijos se dan cuenta que ya no tienen nada en común, nada que compartir, entonces no hay nada que los mantenga juntos.

Es posible que esto explique por qué cada vez más mujeres alrededor del mundo deciden no tener bebes. De acuerdo a un censo en los Estados Unidos, el porcentaje de mujeres americanas sin hijos (entre 15 y 44 años) incremento considerablemente en solo dos generación de 35% en 1976 a 47% en 2010.

Aun con este panorama presentado por los investigadores del como luce la maternidad, la mayoría de las madres (y padres) describen el ser Padre como su mayor dicha. Similar a lo que una madre dice que del dolor de parto “valió la pena”, la mayoría de las madres también cree que el ver a su hijo crecer hace que valga la pena perder su matrimonio y su relación de pareja.

 

 

Comentarios

comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Regalanos un LIKE! close[x]
o espere 7 segundos